lunes, 4 de noviembre de 2013

Después del pecado la penitencia - Desintoxicación


Si hemos hecho alguna travesura con la dieta por causa de los dulces, las galletas y los panecillos especiales que se acostumbran en la celebración del Halloween, o por culpa de las deliciosas ofrendas tradicionales que se colocan en algunas regiones por el  "Día de los Muertos", o quizás estamos pensando hacerla ahora que vienen las fiestas decembrinas, de cualquier forma nos cae bien realizar una desintoxicación de nuestro organismo, por ello encontré interesante compartir ahora esta presentación. No dejen de verla completa, pero sobre todo, no dejen de aplicar las recomendaciones que nos da al final. Su cuerpo se lo agradecerá.


Desintoxicación:

¿Que son las TOXINAS?

Son Proteínas o lipopolisacáridos que se instalan en un huésped –en este caso, nosotros- causando daños.

¿De donde vienen?

Las fuentes más comunes son la alimentación, el aire contaminado, algunos medicamentos, objetos que tocamos a diario, la radiación solar e inclusive el mismo cuerpo las puede desarrollar si el estado emocional está afectado como estrés, alcoholismo, drogas, café, y tabaquismo, entre otros.

¿Cómo se defiende nuestro organismo?

Poseemos un sistema de Detoxificación o de Eliminación de Toxinas. Se trata del funcionamiento del hígado, órgano que las metaboliza para ser neutralizadas, convirtiéndolas en formas menos dañinas y solubles en agua que pasan a los riñones y se eliminan con la orina, aunque también cuando sudamos, de ahí la importancia del ejercicio físico.

¿Cómo sabemos que estamos intoxicados?

SÍNTOMAS: Cuando el organismo va acumulando las sustancias tóxicas durante mucho tiempo, esto puede ocasionar inflamación, depresión y nerviosismo. Flatulencia, acidez, digestión lenta, exceso de peso y ansiedad por comer. Alergia a ciertos tipos de alimentos. Dolores de cabeza frecuentes. Problemas al dormir. Mal aliento y sensación de sed. Resfríos a repetición con flemas. Constipación. Problemas en la piel como erupciones, eccemas y resequedad. Enrojecimiento en los ojos y bolsas debajo de ellos. Caída del cabello. Hemorroides, Fatiga y baja energía.

CONSECUENCIAS: Las toxinas son las que dan origen a enfermedades crónicas para tu salud como son Obesidad, Diabetes, Cáncer. Debemos evitar el aumento de ellas.


PRECAUCIÓN.

Consumimos toxinas cuando comemos:

1. ALIMENTOS ADULTERADOS Y REFINADOS. Enlatados, congelados, manipulados, refinados. Contienen aditivos, colorantes, emulsiones, antioxidantes, estabilizadores, producen más desechos que los alimentos biológicos. La agricultura agroquímica con sus pesticidas, abonos químicos, cría de ganado tratada con antibióticos y hormonas.

2. EXCESO DE LÍPIDOS (GRASAS). Si los alimentos provienen de fuentes contaminadas, las grasas tienden a retener toxinas. Proceso de extracción y refinamiento de los aceites se realiza con disolventes químicos, se somete a altas temperaturas, se oxidan. Margarinas: grasas hidrogenadas.

3. EXCESO DE PROTEÍNAS.  Un consumo proteico excesivo requiere un trabajo suplementario para el hígado y los riñones encargados de eliminar los desechos: urea, amoniaco, ácido úrico. Está obligado a fabricar más orina con la consecuencia de padecer una importante pérdida de minerales y de densidad ósea.

4. EXCESO DE CARBOHIDRATOS. Repostería, pasteles, bombones, chocolates, bebidas azucaradas, botillería industrial, sin olvidar los azúcares añadidos a nuestras preparaciones alimenticias. Sustitutos del azúcar, endulzantes, tienen propiedades tóxicas. Utilizar miel, fructuosa en pequeñas dosis.


¿Qué hacer para que nuestro organismo se limpie de toxinas?

TOMAR abundante agua para facilitar el desprendimiento de las toxinas a través de la orina. También infusiones naturales (te verde o manzanilla). Abundante cantidad de frutas y verduras. Eliminar cualquier alimento producto de un proceso industrial ya que al contener químicos estos merman las funciones de tu hígado impidiendo la eliminación de las toxinas, productos light, algunos envasados o enlatados, galletas, panes, etc.

PRACTICAR  alguna actividad física que te permita sudar esto hace que elimines toxinas por medio del sudor, antes, durante y después de hacerlo toma agua, recuerda una buena higiene personal, ayuda a mantener limpios los poros de la piel para permitir la salida de estas toxinas. Evita fumar, es uno de los enemigos a tu salud, ya que respirar el humo del tabaco incrementa el nivel de toxinas para tu cuerpo, así como también los radicales libres que provocan un envejecimiento prematuro.

EVITAR Carnes de todo tipo. Lácteos y sus derivados (salvo el yogur natural descremado).  Azúcares simples.  Harinas no integrales.  Bebidas alcohólicas y las que contienen cafeína. El tabaco. Sal (moderadamente).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco su comentario, para quienes escribimos en un blog siempre es grato recibir la retroalimentación de quien nos lee.